Email
 
 

MIEMBRO DE:

Fesabid Coordina Asociación Archiveros
 

Por Acta de 24 de Septiembre de 1971 se constituyó la “Asociación Española de Archiveros y Bibliotecarios Eclesiásticos” durante la celebración de su primer Congreso. En septiembre de 1996, la Asociación conmemoró sus Bodas de plata, celebrando en León su XII Congreso. Hemos cumplido ya 44 años sirviendo a la Iglesia y a la sociedad, trabajando por una pastoral de la cultura.

Nuestro primer presidente fue D. Demetrio Mansilla Reoyo, obispo de Ciudad Rodrigo, quien ostentaba además el cargo de Presidente de la Junta Nacional del Tesoro Documental y Bibliográfico de la Iglesia Española.

En sus inicios, nuestro colectivo agrupaba a Archiveros y Bibliotecarios, pero éstos últimos se separaron posteriormente para formar su propia Asociación, por lo que hubimos de adecuar el nombre pasando a denominarnos “Asociación Española de Archiveros Eclesiásticos”. Nuestra principal finalidad consistía en promover y facilitar la misión de los eclesiásticos –religiosos y seglares- que ejercen su trabajo en los Archivos de la Iglesia, fomentando las labores de conservación, organización, clasificación y catalogación en dichos Archivos.

En el preámbulo de las conclusiones del I Congreso se expresaba que “los Archiveros Eclesiásticos, conscientes de su misión y responsabilidad ante la Iglesia y la Nación, en esta etapa posconciliar de renovación cultural de España, han considerado que la Documentación histórica conservada en los Archivos Eclesiásticos no es un patrimonio exclusivo de la Iglesia, sino también de la sociedad española, a la que debe servir y abrirse ampliamente para que con claridad pueda estudiarse la obra realizada por la Iglesia, y las relaciones de ésta con la sociedad”.

El II Congreso de la Asociación, celebrado en Toledo en septiembre de 1975, se dedicó a la elaboración de un Reglamento interno de los Archivos Eclesiásticos, siendo aprobado por la Conferencia Episcopal en 1976 y que aún permanece en vigor. Durante la Asamblea de este Congreso comenzó D. Demetrio su segundo mandato. Además, por acuerdo firme de la asamblea de la Asociación se decidió iniciar los trabajos para la publicación de una Guía de los Archivos de la Iglesia en España.

En el III Congreso Nacional celebrado en Alcobendas, en septiembre de 1981, se elegía como nuevo presidente a D. José María Fernández Catón, Archivero Diocesano de León y que hasta entonces había actuado como Secretario de la Asociación, siendo sustituido en la Secretaría por D. José María Martí Bonet, Archivero Diocesano de Barcelona, quien presentaba en el Congreso una ponencia titulada “Los Archivos de la Iglesia al Servicio de la fe y de la cultura”, ideal que presidía nuestra Asociación desde sus inicios, y que se vería más intensamente acentuado. Se expresaba ya la idea de solicitar a la Conferencia Episcopal una Comisión para el patrimonio cultural de la Iglesia, dada la importancia del acervo documental y artístico, que la Iglesia deseaba poner al servicio de la sociedad, viendo en los Archivos de la Iglesia el testimonio más poderoso de la vivencia de la fe y del actuar cristiano de nuestro pueblo.

Durante el IV Congreso, celebrado nuevamente en Alcobendas, en diciembre de 1984 y que versó sobre la “Tipología de las Series documentales en los Archivos Eclesiásticos” fue nombrado presidente de la Asociación D. José María Martí Bonet.

El 31 de mayo de 1985 la nueva Junta presentaba en la Biblioteca Nacional dos gruesos volúmes, editados por el Ministerio de Cultura, que contenían la Guía de los Archivos y Bibliotecas de los Archivos de la Iglesia en España, elaborada durante el mandato de la Junta anterior. Esta obra otorgó un gran prestigio a la Asociación y el más cumplido servicio a la investigación en la Iglesia Española. Con ocasión de la presentación de esta Guía, el jesuita P. Miguel Batllori pronunció una memorable conferencia sobre “Los Archivos de la Iglesia: su aportación a la Historia General de España” que, como homenaje a su autor, fallecido en 2002, la Asociación pretende publicar para divulgar como corresponde esta preciosa e interesante aportación a la Archivística Eclesiástica.

La nueva Junta asumió un proyecto sumamente ambicioso: celebrar anualmente un Congreso, que se centrase en un tema de interés archivístico en relación con los Archivos Eclesiásticos. Por esa época, nos embarcábamos en una amplia tarea editorial, fundando la Colección titulada con el simbólico nombre de Memoria Ecclesiae, que aspiraba a prestar sus humildes servicios a la cultura desde la rica y variada perspectiva de los Archivos de la Iglesia. Cuando se publicaron los primeros números de Memoria Ecclesiae era difícil augurar la trascendencia que esta colección ha adquirido con el paso del tiempo.

Con fecha 22 de abril de 1988, la XLVIII asamblea de la Conferencia Episcopal Española aprobó el nuevo texto de los Estatutos, de la que pasaría denominarse “Asociación de Archiveros de la Iglesia en España”, según consta en el folio 126 del acta de la referida asamblea, quedando erigida canónicamente.

El 22 de febrero de 2006 fue nombrado Presidente de la Asociación el Rvdo. D. Agustín Hevia Ballina, Archivero Diocesano y Capitular de la Archidiócesis de Oviedo.

En la actualidad la Asociación de Archiveros de la Iglesia en España cuenta con 196 socios, pertenecientes a diferentes Archivos eclesiales.